Scribalo

Los arquetipos de Jung y la personalidad de tu marca

Rueda dorada con los 12 arquetipos de Jung

Tabla de Contenidos

¿Hay alguna marca que sientas que te representa? Aquella con la que te identificas por los valores e imagen que transmite y que sientes que está hecha específicamente para ti. Si es así, probablemente es gracias al uso de los arquetipos de Jung en su branding y en sus campañas. Pero ¿cómo consigue una marca generar esa cercanía y esas ganas de aproximarte a ella? Descubrámoslo.

Los arquetipos de Jung son modelos de pensar, sentir y actuar presentes en todas las culturas y civilizaciones. Estos quedan recogidos en el “inconsciente colectivo” que pasan de generación en generación. Fueron teorizados por el psicólogo suizo Carl Gustav Jung, que definió la teoría sobre los 12 arquetipos de personalidad.

En un principio, los arquetipos de Jung fueron diseñados para entender al individuo. Sin embargo, han trascendido para ser usados, por ejemplo, en la creación de personajes de ficción más humanos. También se emplean para generar un mejor branding o personalidad de marca. Es por ello que, desde Scribalo, queremos contarte cómo usar estos arquetipos para perfilar mejor la imagen que proyecta tu marca.

Por qué son importantes los arquetipos de Jung al construir tu branding

Seguro que, en muchas ocasiones, cuando estás leyendo o viendo una película, te identificas más con un personaje de ficción que con otros. Su personalidad te resulta más familiar, lo ves más humano y sientes más simpatía por él. Podríamos decir que sientes más afinidad por ese personaje que por el resto. En estos casos, son sus características las que te atraen, su sistema de valores y cómo actúa basándose en ellos, es decir, su arquetipo.

Con las marcas puede ocurrir exactamente lo mismo que con estos personajes de ficción. Seguro que hay alguna marca con la que te identificas más, que la hace única y con la que crees compartir valores. Eso mismo puedes conseguir gracias a los arquetipos con tu propio branding.

Las empresas con una imagen bien definida conectan mejor con su público objetivo y generan más confianza en sus clientes. El lazo que crean con ellos pasa a ser emocional y eso se traduce en un mayor éxito. Además, teniendo clara la imagen que quieres proyectar, las estrategias de marketing y a quién dirigirlas, hacen que el proceso sea más fácil.

Por ello, una gran opción para establecer una mejor imagen de marca es conocer los arquetipos. Es ver cuál se ajusta más a lo que tratas de transmitir y adaptarlo lo máximo posible. De esta manera, conseguirás transmitir una serie de valores concretos que se asociarán con tu marca.

Los 12 arquetipos de Jung

Existen 12 arquetipos de la personalidad de Jung, cada uno con sus particularidades propias y su manera de entender el mundo. Todos ellos poseen una serie de valores que los diferencian, aunque algunos también tienen similitudes.

Gracias a esto, no es raro ver marcas identificadas con diferentes arquetipos. Lo que les permite hacer campañas enfocándose primero en uno y luego en otro. No obstante, si te fijas bien, verás que usan arquetipos muy similares y se identifican principalmente con uno de ellos.

Los 12 arquetipos existentes son:

Infografía con 12 personajes de los arquetipos de Jung

Es probable que solo con el nombre puedas identificar el tuyo, pero, aun así, te recomendamos reflexionar sobre todos ellos. A continuación, veremos en qué consiste cada uno.

Arquetipo del inocente

Este arquetipo representa la ingenuidad en el buen sentido de la palabra. Entre los arquetipos de Jung se cuenta como uno de los que tienen una actitud más positiva y despreocupada. Su objetivo es generar un ambiente de felicidad para los que lo rodean, enfrentando los problemas de manera sencilla y mediante soluciones utópicas en las que triunfa el bien en su lucha contra el mal.

Las marcas asociadas con el inocente muestran una actitud honesta y transparente, tratando en muchas ocasiones de evocar la nostalgia de otra época. Un gran ejemplo de compañía que trata de generar este tipo de imagen es Disney. Aunque también encontramos otros ejemplos como Coca Cola (recordemos su campaña “instituto Coca Cola de la felicidad” en la que llevaba a jóvenes blogueros a viajar alrededor del mundo buscando qué es la felicidad) o Dove. Si tienes que quedarte con una idea sobre este arquetipo es optimismo y felicidad.

Arquetipo del héroe

Este es uno de los arquetipos de Jung que trata de poner en valor la confianza y la valentía. La idea principal es resaltar siempre su propio valor a través del esfuerzo y del sacrificio para alcanzar un fin mayor, superando cualquier clase de reto o desafío que se le presente. A diferencia del optimismo de “el inocente” y de su “todo va a salir bien”, el héroe transmite un optimismo más ligado a la idea de que todo va a salir bien porque nos vamos a esforzar al máximo.

Si te fijas, las campañas que tratan de plasmar esta imagen suelen usar atletas como representantes de ese esfuerzo. Sin duda, el gran referente de este arquetipo es Nike y su “Just do it”, aunque podemos encontrar otros ejemplos en Duracell.

Arquetipo del sabio

El arquetipo del sabio se presenta cómo el que más valor da a las ideas y al conocimiento. Centra su foco en el aprendizaje de nuevas ideas y en la búsqueda constante de la sabiduría. Puede transmitir ideas complejas de manera sencilla para extender el conocimiento. Todo ello, lo hace desde el prisma de la curiosidad y del querer saber algo nuevo a diario.

Habitualmente, las marcas que quieren proyectar esta imagen se suelen situar en el marco tecnológico, como Google o Philips. También podemos encontrar ejemplos de este arquetipo en el branding de CNN o de la plataforma TEDs.

Arquetipo del rebelde

Como podrás imaginar, el rebelde es, dentro de los arquetipos de Jung, el que trata de proyectar la imagen más rompedora con lo establecido. Es usado por marcas que buscan un reclamo basado en el inconformismo. En hacer las cosas a tu manera, siguiendo tus propias normas para diferenciarte del resto. Tienen cierto aire aventurero y buscan no ser uno más del grupo, resaltando el individualismo.

Una de las marcas más representativas del arquetipo del rebelde es Harley Davidson, aunque también lo encontramos en marcas de ropa como Diesel.

Arquetipo del cuidador

Entre los arquetipos de Jung, este es el ideal para un branding que busca ser recordado por los valores de generosidad, sacrificio por los demás, empatía y cercanía. Las marcas que basan su imagen en el cuidador tratan de mejorar la vida de la gente o de la sociedad a través de la solidaridad. Este tipo de imagen es comúnmente usada por ONGs o por sociedades benéficas que buscan crear campañas sin ánimo de lucro.

Ello hace que sus estrategias se enfoquen más en el factor humano y en los problemas que lo rodean y no en la calidad de sus servicios o en la propia marca. Ejemplos de este tipo lo encontramos en Médicos sin Fronteras o en Amnistía Internacional.

Arquetipo del explorador

Dentro de los arquetipos de Jung, el explorador lleva la aventura por bandera. Este arquetipo busca descubrir lugares inexplorados o salvajes, transmitiendo la idea de ver el mundo sin estar atado a un solo lugar. Otra característica del explorador es ofrecer la oportunidad de huir de la rutina y de dejar atrás los automatismos.

En resumen, buscan sentirse libres e independientes. Este tipo de arquetipo se asocia mucho con marcas de automóvil como Jeep o Land Rover. Otras marcas con este arquetipo son Red Bull y The North Face.

Arquetipo del amante

Aunque, a priori, podrías pensar que este arquetipo se relaciona con lo romántico, lo cierto es que busca proyectar una imagen de seducción a través del ser considerado único. El branding basado en el amante quiere generar sentimientos de placer. Transmite la idea de obtener productos únicos y que no están al alcance de todo el mundo, siendo exclusivos de unos pocos.

Podemos ver ejemplos del arquetipo del amante en casi todos los anuncios de perfume o en marcas de ropa como Victoria´s Secret. No obstante, al enfocarse en crear atracción gracias a su estética y exclusividad, también podemos encontrar otros ejemplos como el de Nespresso o Häagen-Dazs.

Arquetipo del gobernante

El gobernante es un arquetipo que se caracteriza por su capacidad de liderazgo, que es uno de los pilares que quiere transmitir. Algunas de sus características básicas son el control, la fuerza y la autoridad, reflejadas en el buen sentido de la palabra. Debido al prestigio de este arquetipo, lo habitual es verlo en marcas de carácter exclusivo.

Su personalidad de marca busca reflejar que estás en un estatus socioeconómico alto. Ejemplos de marcas que lo utilizan son Rolex, Mercedes o Bugatti.

Arquetipo del bufón

Siempre que veas alguna marca cuyas campañas o spots se basan principalmente en el humor, probablemente te encontrarás ante el uso del arquetipo del bufón. El branding basado en este arquetipo trata de proyectar una imagen desenfadada. También intenta sacar el lado divertido de las cosas. De los 12 arquetipos de personalidad de marca es probablemente el único que pude reírse de si mimo.

Podríamos decir que parte del inocente, pero lleva las cosas a un punto que busca más la gracia. En este sentido, Oreo ha tenido campañas que se podrían encuadrar tanto en el inocente como en el bufón, por lo que estos dos arquetipos no son del todo incompatibles.

La clave del branding que utiliza al bufón es que todo el mundo es bienvenido a unirse a ellos, tanto los serios como los divertidos. Dentro de este arquetipo podemos encontrar marcas como Fanta, M&Ms o Donettes.

Arquetipo del mago

El arquetipo del mago es el que trata de llevar las cosas un paso más allá gracias a una visión diferente de la vida. Sus mayores pilares podrían ser la creatividad y el ingenio, siempre desde ideas poco ortodoxas, únicas o especiales. Uno de sus principales objetivos es el de inspirar a otros, por lo que suelen usar recursos muy imaginativos y que logren emocionar.

Un gran ejemplo del arquetipo del mago lo encontramos en el estudio de animación Pixar y en algunas campañas de Disney (aunque esta última suele emplear más el arquetipo del inocente) así como en Absolut.

Arquetipo del creador

Entre los 12 arquetipos de Jung, este es el que trata de formar una imagen de constructor o creador. Por supuesto, lo hace desde el marco de la creatividad, la imaginación e inspiración. Trata de dejar una huella que perdure. Podríamos decir que es un arquetipo que pone la innovación por bandera.

Es un buen arquetipo para marcas que buscan sacar el máximo provecho a sus habilidades para construir algo grande. Ejemplos de este arquetipo lo encontramos en empresas como Lego o Apple.

Arquetipo del hombre corriente

Por último, este arquetipo de la personalidad lo podemos encontrar en personalidades de marca que buscan adaptarse a la rutina del día a día sin grandes pretensiones. Buscan proyectar una imagen práctica y sencilla. Podríamos decir que buscan llegar a la mayor gente posible apelando al sentimiento de estar hecho “para gente normal”. También se apoderan del espacio de la pertenencia y la autenticidad.

Cada vez es más común encontrar este tipo de personalidad de marca, pues se muestra como muy humana y logra conectar muy bien con el público. Algunos ejemplos del tipo normal los encontraríamos en el branding de Ikea o en marcas como eBay.

Los arquetipos de personalidad de Jung, consideraciones finales

Algunas descripciones sobre los arquetipos de personalidad pueden parecer algo ambiguas, pero, sin duda, te ayudarán a imaginar a tu empresa o marca como un ser vivo. De esta forma, te será mucho más fácil perfilar su personalidad. Por otro lado, aunque lo ideal es ceñirte a una y desarrollarla, en muchas ocasiones el branding puede cambiar mientras la marca evoluciona.

Esto no será un problema siempre y cuando sepas el rumbo que quieres tomar. Sin embargo, ten en cuenta que el proceso de fidelizar a un cliente siempre será más sencillo cuanto más se identifique con unas ideas y una imagen concreta. Por lo tanto, trata de usar arquetipos que se asemejen entre sí.

Puedes jugar con varios de los arquetipos y pensar en campañas que podrían tener sentido. Aunque hay algunos que son totalmente opuestos entre sí, también los hay altamente compatibles. Estamos seguros de que encontrarás la personalidad de tu marca y disfrutarás del viaje hasta llegar a ella.

Tener una personalidad de marca establecida es clave para tus contenidos, porque ayuda a que los identifiquen con tu marca. Así mejorarás el reconocimiento de esta. Otros factores clave son los territorios de marca.

Una vez que tengas la marca bien definida, podrás iniciar tu plan de publicación. Si te interesa, en este artículo te explicamos cómo hacer tu estrategia de contenidos.

¿Necesitas ayuda con tus contenidos?

Si quieres que diseñemos tu estrategia de contenidos, cuéntanos qué necesitas. Estaremos encantados de hablar contigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.