Grupo de trabajadores de espaldas con ciudad

Segundo Error al Innovar: no renovar la cultura corporativa

No adaptar la cultura corporativa al proceso de innovación es un fallo frecuente.

 

La capacitación del personal no es el único factor que influye en el éxito o fracaso de los procesos de innovación, sino también aspectos de la cultura corporativa como la libertad y flexibilidad de los empleados para generar ideas nuevas. También es importante la colaboración interdepartamental, la retención del talento e incluso, una estructura organizacional flexible.

 

La falta de colaboración y alineación entre los diferentes departamentos es una causa común en el fracaso de estos objetivos. Por eso, todos los departamentos deben estar involucrados y comprometidos desde las etapas tempranas de cualquier proyecto de innovación.

 

Infografía personal, formación y dirección

 

Un estudio con 2.500 empresas líderes, que publica las revista Harvard Business Review de septiembre-octubre de 2018, en su artículo “Reevaluating Incremental Innovation”, habla sobre la innovación incremental y la colaboración interdepartamental:

 

Los diferentes enfoques de la I+D no son sólo una función del tamaño del presupuesto; también provienen de la cultura. Entre las empresas del estudio que favorecen las innovaciones más pequeñas, algunas tienen sus raíces en las industrias químicas o farmacéuticas, donde la función de I+D normalmente goza de más poder y respeto que en las empresas de bienes de consumo envasados.

 

Los investigadores creen que, en estas últimas empresas, la I+D a menudo se ve opacada por el marketing. reduciendo la probabilidad de que el gasto se traduzca en ventas. «Cuando la I+D tiene una voz respetada y colabora con el marketing, las empresas tienen más éxito con la innovación».

 

Por otro lado, una organización que no fomente la creatividad y el intercambio de ideas, difícilmente podrá llegar a hacer innovaciones disruptivas. El propósito de innovar debe impregnar todas las áreas y niveles de la empresa. Sin embargo, recae en los puestos más altos el asegurarse que todos conocen y entienden las razones para innovar.

 

También es necesario que el personal sienta que cuenta con la aprobación y el apoyo para compartir sus ideas.

 

Otro error que se comete es no invertir en formación, muchas veces por creer que no es necesario.  Otras veces por miedo a que se lleven los conocimientos adquiridos a la competencia.  Lo cierto es que, si no formas al personal, esas carencias se volverán en tu contra.

 

También debes analizar tu personal para saber quiénes pueden desempeñar mejor ciertas tareas en cada paso del proceso.  Si es necesario debes contratar nuevos talentos.

Deja un comentario