Proceso abstracto de Metamorfosis de una mariposa

La Reinvención en las Diferentes Etapas de la Vida

Existe una falsa creencia sobre la etapa vital en la que reinventarse. Generalmente se asocia con la madurez, la obsolescencia y la falta de actualización. Sin embargo, nada está más lejos de la realidad, porque la reinvención se da en todas las etapas de la vida. Es simplemente que mientras más jóvenes somos, menos nos damos cuenta que lo que hacemos es reinventarnos.

¿Cuándo Aparece la Necesidad de Reinvención?

La necesidad de cambiar puede aparecer a cualquier edad y en cualquier etapa vital.  Algunos lo llaman reinvención, otros lo llaman actualización, inserción y otros dicen que a partir de los 50 años se llama reintegración.

Lo cierto es que en el transcurso de nuestra vida aparece muchas veces la necesidad de cambio y evolución, la inconformidad o las ganas de mejorar. Cada etapa tiene una exigencia diferente, pero todos buscan el mismo fin: el éxito y la felicidad.

Te puede interesar

En nuestro artículo “Claves para Saber Cuándo Debemos Reinventarnos” explicamos las señales que nos advierten que debemos cambiar o actualizarnos (Leer este artículo).

Infografía con personas en diferentes etapas de la vida

¿Los Jóvenes se Reinventan?

La reinvención no es un concepto exclusivo de las personas de edad más avanzada. También se aplica a jóvenes que acaban de comenzar sus carreras ¿Cuántos de nosotros nos damos cuenta que lo que habíamos decidido para nuestra vida laboral ya no tenía cabida en nuestra situación actual? ¿Cuántos vimos que lo que soñamos al empezar la carrera no se parecía a la realidad? O ¿Cuántas personas conocemos así?

 

Algunas de las causas más comunes para cambiar nuestros planes de desarrollo profesional en nuestros comienzos son que:

  • Lo que estudiamos o para lo que nos formamos no tiene salida en el mercado actual.
  • Estudiamos algo que no nos gusta lo suficiente, ya sea porque en su momento no sabíamos qué estudiar o porque nuestros intereses cambiaron.
  • No conseguimos trabajo en nuestra especialización y nos vemos forzados a hacer otra cosa.
  • Durante los estudios tuvimos que trabajar en algo diferente para subsistir y esto nos llevó por otro camino.
  • La tecnología avanzó tan rápidamente que creó oportunidades diferentes.
  • Quisimos experimentar cosas nuevas, conocer otras culturas, cambiar de país porque en ese momento teníamos más libertad de acción.
  • Tuvimos una idea que decidimos desarrollar, porque creíamos que era el momento perfecto para arriesgar.

¿Todavía creemos que los jóvenes no se reinventan? Claro que sí, y continuamente. Sin embargo, hay una diferencia de enfoque y de cómo se afronta el cambio. La percepción es distinta y por eso no se vive como lo que tradicionalmente llamamos reinvención.

 

A edades más tempranas somos como un lienzo en blanco, donde comenzamos a hacer bocetos de nuestra vida profesional. No tenemos el cúmulo de experiencias y conocimientos que a otras edades poseemos.

Fondo de lienzo y texto escrito con pincel

Por ello, estamos abiertos a aprender, a adquirir nuevos conocimientos, destrezas y habilidades con las que no contábamos. Estamos cambiando y reinventándonos constantemente, sólo que no lo percibimos de esa manera.

Los Jóvenes y la Visión del Futuro

Un estudio de IPSOS a nivel internacional para la Fundación Bill & Melinda Gates publicado en septiembre de 2018, muestra que los jóvenes de ahora se sienten más optimistas hacia su futuro en comparación con las generaciones anteriores. Esto es más significativo en Francia, Alemania, Estados Unidos y Rusia.

 

Este estudio, que se realizó en 15 países de los 5 continentes (Leer más sobre este estudio), nos muestra que los jóvenes entre 12 y 24 años son más positivos en relación a su futuro. Mientras que aquellos que tienen más de 25 años son un poco más pesimistas, ya que a esta edad comienzan a enfrentarse con la realidad. Se observa más claramente cuando se les pregunta sobre el futuro de sus países, donde los europeos (franceses, alemanes y británicos) son los más pesimistas.

 

No obstante, y a pesar del optimismo de los más jóvenes, empiezan a surgir las preocupaciones sobre su futuro, donde la seguridad (31%), la educación (30%) y el desempleo (23%) están en las primeras posiciones. Dos de ellas estrechamente relacionadas con la superación personal y la profesión, y que hacen que estén preparados para un constante cambio.

 

Todas estas preocupaciones se ven reforzadas porque una vez culminada la etapa de formación, entramos en un mundo con pretensiones de cambio y de futuro, pero con sistemas educativos que en su mayoría están diseñado bajo viejos conceptos de trabajo. Esquemas diferentes que chocan con la realidad que se encuentran a la hora de insertarse en el mundo laboral.

 

Los jóvenes que comienzan sus carreras se encuentran que los modelos de trabajo han cambiado, que pertenecer a la nómina de una empresa es una labor bastante difícil y tienen que aprender a desenvolverse en un mundo donde la economía gig es cada vez más fuerte. ¿Qué es la Economía Gig? Es aquella que está compuesta por los trabajadores autónomos individuales que presentan ofertas para tareas o proyectos a corto plazo. 

 

Esto hace que tengan que aprender muchas más habilidades de las que originalmente necesitaban. Entre algunas de estas están marketing y ventas para vender sus servicios, finanzas, inteligencia social y emocional, idiomas, entre otras.

Esa Etapa Intermedia

Hombres en posición de salida con esquema de etapas

Hay innumerables opiniones sobre los años intermedios, ya que existe un periodo de nuestras vidas donde comenzamos a preguntamos qué más queremos, aquel en el que las decisiones vitales parecen tener más peso sobre nuestro futuro. En esta etapa empezamos a estar inconformes y buscamos otras cosas, o en la que nuestras decisiones personales influyen en las profesionales. En las que hacemos cambios importantes como el matrimonio y los hijos.

 

Durante esta época también necesitamos hacer cambios, para así garantizar que nuestros objetivos se puedan cumplir. Tenemos que aprender constantemente, ya sea por conseguir un mejor trabajo, ascender o simplemente cambiar. Es una etapa en la que a medida que se acerca o comienza la década de los 40s sentimos que estamos más cerca de ser personas de mediana edad. Eso influye mucho en las percepciones sobre la vida y en nuestros planes. Por lo general, es una de las etapas con más oportunidades a nivel profesional.

Lo que Llamamos la Mediana Edad

La mediana edad es aquella en la que tomamos consciencia de nuestra propia vida y de nuestros logros, cuando nos encontramos reflexionando sobre nuestra posición actual. Es cuando vemos que se estrechan las oportunidades tanto laborales como personales. Hay muchas teorías sobre a qué edad comienza este período, pero lo importante es lo que se va viviendo, no dónde estamos.

 

Muchas personas entran en una especie de crisis, que no necesariamente tiene que deberse a un hecho traumático en sus vidas. Y tampoco debe verse como negativo. La personalidad se afianza, estamos más tranquilos y somos más resilientes. Los trabajadores de media edad deben estar en constante aprendizaje para poder evolucionar con los tiempos.

 

A partir de esta etapa es donde se suele escuchar más sobre los procesos de reinvención. O es aquí donde tomamos conciencia de que esto es lo que debemos hacer.

Grupo de hombres de mediana edad sentados y pensando en sus prioridades

En un artículo para la revista Harvard Business Review “The Dangerous Myth of Reinvention” (Leer este artículo), Marc Freedman explica sobre el atractivo de la reinvención en determinada época de la vida. Según él:

“no se puede negar el atractivo heroico de la narrativa de la reinvención, sobre todo para los 50 y 60 años, que se enfrentan a territorios inexplorados y al imperativo de seguir adelante con un nuevo capítulo. Y esta noción seguramente supera a la contra narrativa que dice que estás acabado a una edad arbitraria, tu mejor trabajo detrás de ti con dos opciones: aguantar o el abismo.

 

Sin embargo, a pesar de todo lo que puede hacer, he llegado a creer que la fantasía de la reinvención – todo el romance con una transformación radical no vinculada al pasado – es a la vez irrealista y engañosa. Incluso iré más allá: Creo que es pernicioso, el enemigo de la verdadera renovación de la mediana edad.”

Según el autor, la mayoría de nosotros no podemos dejar el pasado atrás, comenzar de nuevo, desde cero y dejar de lado toda la experiencia acumulada a lo largo de los años. “¿No deberíamos aspirar a construir sobre esa sabiduría y entendimiento?”

“Después de años estudiando a los innovadores sociales en la segunda mitad de la vida – individuos que han hecho su mayor trabajo después de los 50 años – estoy convencido de que el patrón más poderoso que surge de sus historias puede ser descrito como reintegración, no reinvención.

 

Estos exitosos emprendedores que florecen tarde entretejen el conocimiento acumulado con la creatividad, a la vez que equilibran la continuidad con el cambio, para crear una nueva idea que casi siempre está profundamente arraigada en los capítulos y actividades anteriores.”

Lo que podemos concluir de esta etapa es que por más que se crea que comenzamos de cero en un proceso de reinvención, no es cierto, porque todo lo que iniciemos estará apoyado en nuestra experiencia y conocimientos acumulados. Como el mismo Marc Freedman afirma, “las semillas del cambio -incluso de un cambio muy grande- a menudo ya están dentro de nosotros”

La Madurez: la Otra Cara del Cambio

¿Cuándo se considera que se es viejo? Si nos regimos por la sabiduría popular, ser viejo es un estado mental, y muchas veces es cierto.  Existen innumerables ejemplos de personas con edad avanzada que se reinventan, triunfan o dan un giro en sus vidas.

 

En otro estudio global de IPSOS publicado en marzo de 2019, sobre “Los Perennials: El Futuro del Envejecimiento” (Leer más sobre este estudio) se aborda este tema ¿Cuándo comienza la vejez y qué significa?

Gráfico con la edad percibida sobre la vejez

En este estudio que fue realizado en 30 países, se manifiesta que a nivel global la vejez comienza en promedio a los 66 años.  Sin embargo, esta edad sube o baja dependiendo del país. España encabeza la lista con la percepción de que se comienza a ser viejo a los 74 años (probablemente por el envejecimiento de su población) mientras que en Arabia Saudita se considera a los 55 años.

 

En esta época de la vida nos enfrentamos a innumerables retos. Muchos de ellos producto de percepciones generalizadas sobre lo que llamamos vejez. Tenemos que luchar con la creencia extendida que ya no somos útiles y que no aportamos a la sociedad ni a la empresa y que somos una carga. El problema es que con el aumento de la esperanza de vida vivimos muchos más años.

Y como lo refleja el estudio de IPSOS:

“El pesimismo que sentimos con respecto a la vejez influye negativamente en nuestra capacidad para planear esta etapa de la vida (…) Al centrarnos en los aspectos negativos de cumplir años, pasamos por alto todos los elementos positivos que la tercera edad puede ofrecer”.

Lo cierto es que, en esta fase podemos encontrar mucha gente emprendiendo, asesorando o simplemente participando en labores de voluntariado que prestan un servicio muy importante a la sociedad ¿Cuántos de nosotros durante los años de crisis económica no hemos recurrido a nuestros familiares mayores para poder subsistir hasta que mejorarán las cosas?

“Las personas pueden querer, o necesitar, trabajar más tiempo. Con el aumento de la esperanza de vida, ¿sigue siendo práctico tener una edad de jubilación, cuando las personas tienen potencialmente un tercio de su vida para vivir? Muchas personas mayores sienten que todavía tienen mucho que aportar a la sociedad y al lugar de trabajo, o dependen del trabajo para darles sentimientos de valor y satisfacción. La precariedad financiera, como se mencionó anteriormente, puede significar que las personas no pueden dejar de trabajar. 


Es posible que los gobiernos de todo el mundo deban reconsiderar las edades de jubilación del estado y establecer una legislación que aborde la discriminación por edad, que la mitad de los mayores de 55 años dicen haber experimentado.” Los Perennials: El Futuro del Envejecimiento – IPSOS.

Durante nuestros años maduros nos encontramos con retos que pensamos que no íbamos a tener. Las cosas han cambiado y por lo tanto nosotros también. Por eso, la reinvención se aplica también a esta etapa de la vida, en la que no importa a qué rango de edad pertenezcas, ahora es que queda camino por delante.

 

Estamos más calmados, somos más sabios y vemos las cosas diferentes. Podemos aportar tantas cosas a la sociedad que es una cuestión de creerlo y actuar. De hecho, ya las cosas están cambiando en muchos países donde las personas mayores han establecido vínculos de amistad con otros mucho más jóvenes. Esto aporta una riqueza tanto personal como profesional que beneficia a ambas partes.

 

En el estudio de IPSOS se pone de manifiesto que un 45 % a nivel global tiene amigos mayores que ellos, con una diferencia de edad más de 15 años. En España este porcentaje baja a un 40%.

 

Cuando vemos todo esto nos preguntamos ¿Por qué mirar la vejez como el fin de nuestras vidas? Ahora más que nunca las posibilidades para las personas mayores han aumentado. Las nuevas tecnologías facilitan las labores que antes requerían de fuerza física o de mucha movilidad. Hacer nuevas cosas se ha vuelto una decisión que está en nuestras manos cambiar.

La Normalización de la Reinvención

Haciendo un repaso por las distintas etapas de la vida y los cambios que estas conllevan, nos preguntamos ¿Por qué vemos la reinvención como algo traumático? Si es un proceso que nos ha acompañado a lo largo de los años.

 

Lo que sucede es que algunas veces es más suave y otras más radical. Los cambios se van dando progresivamente si estamos atentos. No es algo que debamos mirar con temor. Sólo tenemos que mirar hacia atrás y encontraremos que ya lo hemos hecho antes.

Deja un comentario